Cuba: primeras impresiones

“Ahora soy: sólo hoy tenemos y creamos. Nada nos es ajeno. Nuestra la tierra. Nuestros el mar y el cielo. Nuestras la magia y la quimera.” Mujer negra, Nancy Morejón

Cuba es un tesoro, no me queda claro si está estancada en el tiempo o simplemente se acostumbró a ser diferente. Un lugar donde no abundan opciones pero si calles seguras. Cuba es una dualidad constante.

Llegamos a La Habana, después de 10 horas de viaje y una escala de una hora y media en Lima, Perú. Son las 16:30hs. Cambiamos algo de dinero en el Aeropuerto y nos tomamos el primer taxi.

Ya en camino hacia la casa de Dolores observábamos los carteles con la cara de Fidel sonriendo y el Che. En el momento pensamos que iba a ser así, que Cuba era una veneración constante a estas dos figuras, pero no.

Dolores vive en el barrio Nuevo Vedado, La Habana. Una zona residencial y tranquila.

Durante los 15 días de viaje nos quedamos en casas de cubanas. Si, la mayoría son llevadas adelante por mujeres.

Nos recibe con una sonrisa y una heladera llena de agua filtrada por ellos para que no nos caiga mal. Confiamos y nos hidratamos un poco.

Dolores es una señora de 60 y pico de años que usa vestidos y ruleros. Te adopta al instante. Su marido porta esa tan distintiva paz cubana. Nos acomodamos, luego salimos a dar una vuelta de reconocimiento y de paso sacamos el pasaje para Varadero. Porque el verdadero recorrido de la capital, lo dejamos para el final. Al regreso, nos sorprenden con dos cervezas y entablamos una charla muy amena. Cómo es Uruguay, qué lugares vamos a recorrer, qué hacemos, quienes somos. Todas esas típicas preguntas de relacionamiento para un lado y otro.

Luego de descansar un poco, el hambre empieza a atacar y salimos en busca de nuestra primera comida cubana. Nos topamos con Magi’s, bar y restaurant. Subimos unas escaleras y encontramos una terraza iluminada con mesitas y una barra. No tiene una gran vista pero las luces hacen al espacio. Probamos por primera vez el arroz moro (cocinado con frijoles negros) y una posta de pescado con mariscos encima, bañados en queso, más una ensalada. Me quedó claro, en Cuba se come a lo grande y por algo más de 10 cuc por persona.

Al día siguiente nos íbamos a Varadero a las 8 y algo de la mañana. Dolores nos despierta con un desayuno completo de queso, jamón, huevos revueltos, café con leche, jugo de guayaba y una bandeja de fruta con piña, guayaba y banana. Su marido nos lleva hasta la terminal. Un nuevo destino nos espera a solo tres horas de distancia.

Varadero

Al otro día salimos bien temprano para Varadero, donde nos esperaba Diana. Luego de tres horas de viaje y una película de Rápido y Furioso, creo que la sexta, llegamos. Diana lleva adelante la casa junto a su sobrina. Ambas muy amables, Diana con quien tuvimos más trato, nos recomendó un lugar para comer, Sabor Cubano.

Sobre la Avenida Primera, entre la calle 40 y 41, se encuentra este paladar. Los paladares son casas con permiso para cocinar, tienen un menú más acotado, pero es la mejor opción para probar la comida típica. Más allá del menú, quiero hablar seriamente del Flan que comimos en este lugar. Soy uruguaya y viví cinco años en Argentina. El flan con dulce de leche es un postre clásico de ambas orillas, pero nunca probé uno tan rico como el de este lugar. Sin saber de la existencia del dulce de leche, hacían que su sabor fuera aún mejor. Si, tenia gusto a dulce y al día de hoy recuerdo el sabor. Una verdadera bomba.

Momento de playa

Los primeros días de playa nos tocaron acompañados de un poco de nubes. Nos enteramos que los cubanos no se metían al agua porque les parecía fría el agua. Para nosotros, acostumbrados a las playas frías del Atlántico, eran ideales.

El color, sin todavía saber lo que nos espera, es un azul difícil de describir.

El agua de Varadero es azul cielo, intensa, revuelta y con olas llenas de fortaleza. Nos impacta, motiva e inspira, es lo que esperábamos. Vinimos para ver esto, sentir esa satisfacción de encontrar lo que uno pretende me motiva a atesorarla, porque sé que pocas veces pasa.

Cachetes chinos

2 comentarios sobre “Cuba: primeras impresiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s